martes, 17 de junio de 2014

Técnicas y métodos en la enseñanza de la Teología Sistemática

Por Luis E. Llanes.
Ampliado por Alba Llanes.

        Hemos llegado a un punto de suma importancia en la elaboración del plan de estudios. La pregunta que surge necesariamente es: ¿en qué forma voy a enseñar a mis alumnos? Hemos delineado objetivos, pero ¿cómo alcanzarlos?, ¿cómo hacerlos realidades?
Aunque todos los conceptos modernos de didáctica enfatizan, con toda razón, la necesidad de que nuestra enseñanza sea alumno-céntrica, sin embargo, en ocasiones le damos tanto énfasis a este concepto, que parecería que el maestro[1] es innecesario en el proceso de la enseñanza. Esta actitud extrema despersonaliza la clase. Una computadora puede ser buena, pero es un ente impersonal. Así sucede con los libros, o con cualquier otro referente o fuente de conocimientos que no sea la persona del maestro. Es necesario delinear un equilibrio, que estipulemos el porcentaje de intervención que debe tener el maestro en el proceso educativo, y qué porcentaje deben tener todos los recursos técnicos  y pedagógicos a los cuales remitamos al alumno. No pude ser todo maestro, pero tampoco puede ser todo “computadora” o todo “libro”.
El asunto es que los alumnos tienen  que ser incentivados moralmente por el referente personal, y esto solo es capaz de hacerlo el maestro de carne y hueso. Entonces el proceso de la enseñanza incluye una dosis mesurada de maestro y una dosis mesurada de los entes impersonales. El maestro hace de conductor y orientador de la clase, los recursos los medios por los cuales obtenemos el conocimiento y el alumno el receptor del conocimiento. En el futuro, el alumno, se convertirá en un conductor, orientador y medio en relación a su futuro trabajo.
Para la utilización de todos estos recursos, tenemos que aplicar métodos adecuados y racionales para un máximo de aprovechamiento dicente. Para esto hay técnicas o métodos que nos ayudan a la realización del trabajo y  al arribo de los objetivos predeterminados.
Según Larousse: Método es el “modo razonado de obrar o decir las cosas” y “obra que contiene, ordenados, los principales elementos de un arte o ciencia”. Los métodos de enseñanza e investigación, no sólo contienen los pasos o reglas flexibles a seguir, sino que además suelen contener los motivos por los que se dan tales o cuales pasos, o se adoptan tales o cuales reglas.[2]
Cada materia puede diferir, una de la otra, en la metodología de su enseñanza. No es igual la metodología que pudiera aplicarse a la enseñanza de los Libros Históricos de la Biblia, que a los libros Poéticos. Así pasa con la Teología. Cada materia tiene sus características peculiares que hacen a un estudio detallado de sus características especiales para adecuar los métodos más eficientes.
La Teología, de por sí, tiende a ser tediosa y cansadora  si el maestro no le pone dinamismo a la clase por medio de métodos adecuados. Lo primero que tiene que hacer el maestro es captar la atención e interés del alumno hacia la doctrina que va a enseñar. Desde el inicio, el alumno tiene que tomar partido en el asunto. Hay que incluirlo de entrada, que él se sienta con un grado de responsabilidad ante el desafío de la enseñanza. Esto a veces no es fácil, sin embargo es posible.
Hay algunas formas, entre otras, que pudieran aplicarse. Por ejemplo:

CON RESPECTO A LA INTRODUCCIÓN DE LA LECCIÓN O DEL TEMA[3].
1º. Es necesario que en la primera sesión de clases, el  plan de estudio llegue, en tiempo y forma, a manos del alumno. Hay dedicar tiempo para leerlo y explicarlo, para que ellos comprendan qué es lo que el maestro pretende enseñar y qué  espera de ellos.
2º. Después de leer y liberar las preguntas que surjan del plan de estudio, no comience, de entrada, a explicar nada. Usted debe realizar una labor concientizadora previa, y preparar sicológicamente y anímicamente al alumno para predisponerlo positivamente y a favor de lo que va a aprender. Se pueden usar diferentes métodos introductorios. Aquí van algunos ejemplos:
a.       MÉTODO DE PREGUNTAS:
1)         Preguntas para determinar los conocimientos previos de los alumnos sobre el tema a tratar.
2)         Preguntas alusivas al tema, que activen la mente y el interés. Esto implica respuestas que contengan opiniones diferentes, debatibles en clase. Algunas maneras de hacerlo:
a)         Envíe al pizarrón a los autores de las respuestas para que ellos mismos las escriban, colocándolas en el orden que en que surjan. Posteriormente, vaya a un proceso de descarte tachando las respuestas erróneas por medio del análisis del grupo; rescatando de otras la parte de verdad que contengan y las correctas, subrayándolas y recalcándolas.
b)         Una variante de la manera anterior. Que ellos, en un papel, coloquen la respuesta, sin identificar el autor. Déle unos minutos precisos para la elaboración. Después alguien recoge todos los papeles y se analizan las respuestas una por una. La lectura la puede hacer un alumno. De ahí se forma el debate y la clase cobra vida desde el principio.
3)         Preguntas que los alumnos formulen con respecto al tema. Se les permite anotar todas las dudas y preguntas referentes al mismo. Esto puede hacerse cuando existen conocimientos previos sobre el tema, y dudas sobre aspectos del mismo.
b.      ESTUDIO DE CASO: este método, usado predominantemente en materias ministeriales, puede ser adaptado a la clase de teología. Se plantean “casos” de problemáticas doctrinales relacionadas directamente con el tema, para entonces comenzar a buscar soluciones de las mismas, mediante el análisis y exposición de los puntos doctrinales. La presentación propia del caso puede realizarse a partir de la lectura de una noticia, ensayo o artículo, con la presentación de un video o un audio. La resolución de problemáticas, a través de la investigación y de la explicación de los aspectos doctrinales involucrados, se convierte en este caso en todo el eje vertebrador de la lección.
c.       DRAMATIZACIÓN: se puede exponer un caso hipotético (por ejemplo, una controversia doctrinal entre en un russelista y un evangélico) mediante una dramatización. Bien, preparada, puede combinarse con un debate posterior que involucre al grupo.


CON RESPECTO AL DESARROLLO DEL TEMA O LECCIÓN.
De acuerdo con la naturaleza del tema a desarrollar, se pueden usar diferentes métodos que van desde la exposición dinámica (explicación del profesor acompañada de métodos visuales tradicionales y contemporáneos), dinámicas grupales y el método de discusión o debate.
Por ejemplo, en el caso del método de discusión, se puede también dividir la clase en grupos de tres a cinco alumnos. Cada grupo trabaja en el tema a tratar o un pasaje bíblico determinado suministrado por el profesor. Después cada representante de grupo expone el resultado. Inmediatamente viene el debate sobre los resultados de los trabajos en clase. Esto es aplicable cuando se comienza con un nuevo aspecto del asunto que se trata.
Otro método puede ser el de la investigación y exposición grupal. Con antelación, el profesor reparte temas, que cada grupo debe investigar y luego exponer públicamente, usando diferentes métodos y recursos didácticos.

CON RESPECTO A LA CONSOLIDACIÓN DE LOS CONOCIMIENTOS.
Además de la realización de trabajos prácticos y otras actividades, el método de “fuego cruzado” es un excelente medio para reafirmar conocimientos y preparar a los alumnos para las evaluaciones. Por ejemplo, algunos días antes del examen, se puede hacer la división de la clase en dos grupos con un capitán al frente de cada. Cada grupo tendría su nombre identificativo, y confeccionará un cuestionario de 20 preguntas bien estructuradas, las cuales deberán ser presentadas al profesor con antelación para su revisión y visto bueno. El día del debate el maestro hace de juez. Un grupo comienza haciendo una pregunta al otro grupo. Si la contestan se les da un punto, si no, no obtienen puntaje. Así, alternativamente, hasta el final.
Este sistema ayuda al profesor a hacer una evaluación previa de los conocimientos generales que han adquirido los alumnos, y ayuda para hacer una evaluación correcta de las pruebas.
Finalmente, como parte de la dinámica de la clase, pude tener un tiempo (si lo hay) para escuchar el testimonio del impacto de la enseñanza en algunos alumnos.


Todas estas ideas y otras que surjan en la mente del maestro pueden ser incluidas de una forma sencilla dentro del plan de estudio.


[1] Asignar al maestro un mero papel de “facilitador”, por ejemplo,  no responde al modelo bíblico. El maestro cristiano debe facilitar el aprendizaje del alumno, pero es mucho más que un facilitador. ÉL ES UN FORMADOR.
[3] Un tema puede ser tratado a lo largo de varias sesiones de clases. En este caso, tiene una introducción general vista en la primera sesión, que apela a los métodos introductorios que se analizan aquí, mientras que las restantes sesiones llevan otros métodos previstos por el docente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.