viernes, 17 de junio de 2011

El Plan de Estudio. Aspecto formativo.

Por Alba Llanes.


El aspecto formativo del Plan de Estudio tiene que ver con las aptitudes y las actitudes que queremos lograr para nuestros alumnos.

El maestro tiene y debe tener una visión larga en relación con sus alumnos, y preguntarse: “¿Para qué los enseño?, ¿qué quiero sacar de ellos?” En cuanto a este aspecto, podemos señalar dos tipos de “filosofías” educativas, que pueden producir a su vez dos tipos de alumnos:

La primera es la “filosofía” que sostiene que el maestro tiene que enseñar todo al alumno. Llevada a la práctica, la misma produce alumnos tipo “lagunas”: como estas, aquellos son capaces de recibir toda el “agua” de la enseñanza, pero son incapaces de transportarlas y llevarlas a otros

La segunda “filosofía” enfatiza el papel activo del alumno en el proceso educativo. Su práctica produce lo que podríamos llamar “alumnos – ríos”, capaces de dar y suministrar, a otros, lo que ellos mismos han recibido.

Esta visión amplia, del segundo tipo de “filosofía” mencionado, era la que tenía Pablo cuando aconsejaba a Timoteo: “…esto encarga a hombres fieles, que sean idóneos para enseñar también a otros” (2 Timoteo 2:1). Fidelidad tiene que ver con actitudes; idoneidad, con aptitudes. Yo quiero formar alumnos que lleguen a ser maestros en el futuro. Para este fin tengo que apuntar, primero a su formación actitudinal que tiene que ver con su carácter y vida espiritual, y, segundo, su formación aptitudinal, que tiene que ver con su capacidad no solo para aprender ellos mismos, sino para enseñar a otros. La actitud y la aptitud son los dos remos que mueven el bote de la enseñanza. Si usamos uno solo, el bote se mueve, pero da vueltas en un mismo lugar, no llega a la meta.

Una gran parte de las veces, preparamos a nuestros alumnos para que sean buenos cristianos, pero no buenos maestros. Preparamos alumnos para que sean buenos misioneros, buenos pastores, buenos evangelistas, sin pensar que esos ministerios, llevan inmerso intrínsecamente un propósito didáctico. En la Gran Comisión, el propio Señor Jesucristo ordenó: “Por tanto, id y hacer discípulos a todas las naciones…” Años más tarde, Pablo enseñó a Timoteo que “el ministro debe ser apto para enseñar…”. Tomamos el dicho de Jesús, de hacer “…una cosa sin dejar de hacer la otra…”, y lo aplicamos en este contexto. El resultado es que nuestra misión es preparar siervos y siervas de Dios que, no importa cuál sea la labor específica que desempeñan en la Iglesia, sean “fieles y aptos para enseñar”.

Pero para enseñar hay que saber qué se va a enseñar y cómo se va a enseñar. En muchos casos, los alumnos salen de los centros de estudios bíblicos con cierto grado de conocimientos, pero incapaces, de seguir “cavando y ahondando”, pues no han obtenido las herramientas necesarias para hacerlo. Otros salen con conocimientos y herramientas de análisis e investigación, pero con incapacidad para trasmitir a otros esos conocimientos.

Esta es la razón por lo cual, al confeccionar el Plan de Estudio, tenemos que incluir, información y actividades prácticas que ofrezcan a los alumnos conocimientos y destrezas para, por un lado, seguir aprendiendo de manera autónoma, y por otro, técnicas de enseñanza que les permitan transmitir a otros lo aprendido, y los convierta en protagonistas activos, más que antagonistas pasivos.


Es necesario enseñarlos a estudiar; es necesario enseñarlos a investigar; es necesario enseñarlos a escudriñar las Escrituras; pero también es importantísimo enseñarles cómo comunicar a otros lo aprendido, usando para ello formas accesibles y claras. Todo esto “con el fin de que sean idóneos para enseñar a otros”. De modo que hay que tomar a los alumnos, e incluirlos, no solo en las actividades de aprendizaje, sino en la misma práctica de la enseñanza. Este aspecto tiene que ver con la metodología o técnicas didácticas, de lo cual vamos a estar tratando después.


© Luis E. Llanes. Ministerio Luz y Verdad. Puerto Madryn, Chubut, República Argentina. Alba L. Llanes. EDICI. Rancho Cucamonga, CA, USA.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se ha producido un error en este gadget.