martes, 29 de marzo de 2011

La práctica de la enseñanza cristiana

Por Luis E. Llanes

Dios es el Maestro de los maestros. Fue el primer maestro del hombre. Fue el maestro que empleó las mejores técnicas para la enseñanza de sus criaturas racionales con el propósito de darse a entender. Fue el instructor personal de aquellos que se encargarían de transmitir las verdades eternas a los demás hombres.

Sus siervos, aquellos a los cuales les encomendó la tarea de la transmisión y enseñanza, emplearon técnicas didácticas avanzadísimas para presentar la verdad de Dios a la humanidad perdida. Si analizamos detenidamente las formas empleadas por los hombres de Dios en el Antiguo Testamento como en el Nuevo Testamento, notamos que toda esa gama de recursos gira alrededor de un principio fundamental: la objetivización representativa de las verdades morales y espirituales para que ellas pudieran ser comprendidas por el hombre natural por medios diversos que a continuación vamos a analizar.

1.3.1 Métodos didácticos empleados por los escritores del Antiguo Testamento.

1.3.1.1. Enseñanzas por medios de lecciones objetivas.

1.3.1.1.1. Representación del bien y del mal de la vida y la muerte (Génesis 2:9; 4:17).

Dios estaba apelando a los sentidos de Adán y Eva: “árbol delicioso a la vista”, “de todo árbol del huerto podrás comer; mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás...”. Sus sentidos fueron impresionados constantemente por medio de estas ilustraciones objetivas, que como voces mudas estarían recordando el mensaje y la amonestación de Dios. Vista, gusto, olfato, tacto se combinarían para traer a la mente la enseñanza representada objetivamente través de esos dos árboles.

1.3.1.1.2. Sacrificio del cordero para representar la remisión de pecados por medio del derramamiento de sangre de un substituto.(Génesis 4:3-5).

A esta representación objetiva de esta gran verdad divina, se añadía la práctica constante, la ejercitación frecuente que les ayudaría a recordar cuestiones que nunca debían olvidar: que eran pecadores, que había una necesidad espiritual, que necesitaban perdón, que había provisión para la solución y muy importante: que los preparaba para entender mejor el concepto de expiación y redención proyectados hacia el cumplimiento en el Calvario.

1.3.1.1.3. La construcción del arca: figura de la salvación brindada de gracia a todos los que creyeran en el mensaje de Noé. (Génesis 6:7).

Noé estuvo predicando, según se cree, alrededor de 120 años. A su mensaje Dios le añadió una actividad: la construcción del vehículo que se constituiría el medio de salvación para todos. La construcción del arca vendría a dar fuerza al mensaje. Hasta ellos tenían la oportunidad de contribuir con su esfuerzo e intervención para concretar el plan y así, alumnos y maestro contribuirían al aprendizaje de la lección que todos debían aprender y de la cual todos se beneficiarían con los resultados posteriores.

1.3.1.1.4. Muchos de los profetas ilustraban el mensaje recibido de parte de Dios. (Jeremías 27:2; capítulo 32; Ezequiel 24; Oseas 1-3, etc.)

En ocasiones los mismos profetas y aún sus propias familias eran tomados por Dios como “señal” o ilustración (símbolos objetivos) ante el pueblo. Fracasos, dolores, frustraciones, muerte; todo era tomado por Dios para enseñar alguna verdad espiritual que su pueblo debía aprender, algún menaje que quería entregar, alguna amonestación que quería proferir, alguna palabra de consuelo que quería enviar.

1.3.1.1.5. El medio natural empleado y tomado como ilustración objetiva para la enseñanza de una verdad moral.

Animales como los corderos, el caballo, el buey, los conejos, las hormigas, los perros, el león, las víboras, etc. cuyas características naturales eran ilustrativas de una verdad que Dios quería que aprendieran. Las plantas como el olivo, la uva, la higuera, el almendro, etc. eran tomados como ejemplos de verdades espirituales, morales y sociales.

1.3.1.1.6. La poesía como medio de enseñanza.

Los libros poéticos, abundantes en figuras retóricas, fueron un medio altamente expresivos del masaje de Dios. Las parábolas, paralelismos, máximas, diferentes composiciones literarias, etc. haciendo que la verdad fuera mas fácil de aprender.

1.3.1.1.7. El cántico como medio de aprendizaje. (Deuteronomioo 31:19; Isaías 26:1; Cantares, Salmos, etc).

Se ha comprobado que el cántico es el medio mas efectivo para aprender lo que no seríamos capaces de aprender por medio de la prosa oral. La música le imprime a la poesía un toque incomparable, haciendo posible la impresión de la letra en la memoria. Tanto fue así, que el mismo Dios inspiró y movió algunos de sus siervos, no solo para que narraran hechos, sino para que fuesen cantados también. Muchos de los salmos eran cantados por el pueblo y en ellos mismos se exhorta al pueblo a “cantar a Jehová” “haciéndolo bien”.

1.3.1.1.8. Los grupos corales.

Las interpretaciones corales, aunque monódica, sin embargo, servían como vehículo para transmitir en mensaje y el sentir de Dios. Un ejemplo de ello lo tenemos en el Cantar de los Cantares. Una composición musical en forma de cantata donde intervenían dos solistas y el coro de mujeres en sustitución de los posibles actores en escena.

1.3.1.1.9. La danza.

Otra de las formas utilizadas en el A. T. como medio de comunicación y enseñanza del mensaje, era la danza. Esta era una manifestación plástica que expresaba una verdad o hecho para ser recordado. Un ejemplo de ello lo tenemos a raíz de la liberación del pueblo hebreo de la esclavitud egipcia. “Y María la profetiza, hermana de Aarón, tomó un pandero en su mano y todas las mujeres salieron en pos de ella con panderos y danza, y María les respondía: Cantad a Jehová porque en extremo se ha engrandecido, ha echado en el mar al caballo y al jinete” (Éxodo 15:20-21; véase además Jueces 21:19; Salmo 149:3 ; 150:4)

1.13.1.1.10. El discurso y la repetición.

Muy frecuentemente vemos a los maestros de Israel, levantarse, reunir al pueblo y proferir un discurso inspirado de parte de Dios; ya de condena, ya de aliento y esperanza, ya de recordatorio. El mensaje hablado era un vehículo práctico, pero para su asimilación era necesaria la repetición constante hasta que la verdad era aprendida y hecha parte del pueblo.

1.3.2. Método didáctico en el N. T.

El N. T. sigue, básicamente, el mismo principio del A. T., pero notamos algunas variaciones y adiciones en el método:

1.3.2.1. La metodología de Jesucristo.

1.3.2.1.1. El discurso.

En ocasiones se dirigía a grandes multitudes y levantando su voz comenzaba a predicar y a enseñar. La forma de transmisión oral formaba parte de las costumbres de aquellos tiempos. Algunos creen que al igual que en el caso de Nehemías 8:7, cada cierta distancia había repetidores de las palabras del discurso de Jesús para que los que estaban lejos supieran lo que él les decía. En los evangelios se encuentran rasgos de la repetición oral original.

Antes de que se escribiesen los evangelios, los Apóstoles, que fueron testigos auriculares de las palabras de Jesús, repetían la historia, los hechos y las palabras de su Maestro, hasta que fueron escritos los cuatro evangelios. Posteriormente se leían en las congregaciones. Jesús tenía pleno dominio de su discurso. Sus palabras eran tan elocuentes y les impregnaba tanta fuerza, que las multitudes no se cansaban de oírlo y “se admiraban de su doctrina porque les enseñaba con autoridad” (Mateo 7:28-29)

1.3.2.1.2. Por medio de ilustraciones que le brindaba el medio y la naturaleza en general.

Jesús tenía una mirada aguzada. Él sabía aprovechar todo el caudal de ilustraciones que le brindaba la naturaleza y el medio en que se movía. Para él todo tenía significado; un significado aplicado a la necesidad espiritual de sus oyentes.Para enseñarles el cuidado y la preocupación de Dios por sus hijos podía decirles a sus discípulos: “mirad las aves del cielo”, “considerad los lirios del campo”. Tenía una habilidad extrema para extraer enseñanzas prácticas para el vivir diario; “no siembran ni recogen en graneros”, “crecen, no trabajan ni hilan”; era atinado en hacer una aplicación ajustable a la necesidad que le rodeaba: “No valéis vosotros mucho mas que ellas” (Mateo 6:25-34)

1.3.2.1.3. Utilizaba el material humano para ilustrar sus verdades.

Para ilustrar la naturaleza de la humildad, tomó un niño del grupo, lo puso en medio de ellos y les dio una lección objetiva haciendo una aplicación práctica para sus discípulos. Esto sería inolvidable para ellos. Siempre que vieran a un niño, recordarían la enseñanza dada por Jesús.

1.3.2.1.4. Institución de prácticas permanentes para recordarles enseñanzas básicas e importantes.

La institución de la Santa Cena sería una actividad que les recordaría, por sobre todas las cosas a la Iglesia, verdes eternas y fundamentales que no debía olvidar: El propósito de su sacrificio, el significado, valor, eficacia y vigencia de su sangre para limpiar el pecado de la humanidad. Recordaría también la proximidad de su segunda venida y la necesidad de vivir una vida santa para participar de ella.El bautismo en agua es otra práctica instituida por Jesús, cuyo objetivo Pablo enseña en el cap. 6 de Romanos: Muerte y sepultura á una vida vieja y pecaminosa y resurrección a una vida nueva y santa en Cristo Jesús. Esto habría de ser una lección objetiva y un testimonio eterno de una experiencia espiritual previa efectuada por el Espíritu Santo en la vida de todo creyente.

1.3.2.1.5. La parábola.- Jesús la utilizaba frecuentemente para enseñar verdades espirituales y morales.

En ocasión eran entendidas por sus oyentes (Mat. 21:41); en otras ocasiones ni aún los discípulos las entendían, pero a ellos Él se las explicaba aparte. (Mateo 13:36). Esto lo hacía a propósito y circunstancialmente. La parábola es una metáfora que se caracteriza por la comparación. Para esto, Jesucristo utilizaba historias y hechos de la vida cotidiana, vivencias naturales conocidas por todos, para extraer de ellas enseñanzas morales y explicar verdades espirituales.

1.3.2.1.6. En el caso de sus discípulos, estas personas llamadas especialmente para la realización de su obra, no solo les enseñaba teóricamente, sino que de cuando en cuando, los mandaba a poner en práctica lo aprendido por medio de la ejercitación y experimentación. En esta forma confirmarían y ampliarían sus conocimientos capacitándolos posteriormente para transmitir esas mismas verdades, después de Su partida.

1.3.2.2. El método apostólico y de otros escritores.

Cuando analizamos el libro de los Hechos, no encontramos variedad de formas para enseñar a la Iglesia, que pudieran haber sido empleadas por los maestros apostólicos. Sabemos que la Iglesia era doctrinada, pero no se recalca formas. La mayoría de las veces que leemos acerca de los apóstoles en su ministerio de enseñanza, lo hacían por medio de discursos que exponían las verdades que el mismo Cristo les enseñó, las que el Espíritu Santo les reveló y las que las circunstancias imponían. Aunque cabe la posibilidad, que bajo el influjo del ejemplo dejado por Cristo, ellos hayan utilizado las mismas formas.

Sabemos que dentro de la Iglesia los maestros ejercían su ministerio. En Antioquia “había profetas y maestros” que exhortaban a desplegar una labor encaminada a fomentar la vida espiritual por medio del aprendizaje de la Palabra como ya he manifestado antes. En sus epístolas, los escritores inspirados hacen uso de todo su conocimiento doctrinal y utilizan todas las figuras retóricas del lenguaje para ilustrar todas las verdades espirituales como la salvación, la resurrección, la vida cristiana y muchas mas. Apelan al conocimiento que tenían de las experiencias del pueblo de Dios en el Antiguo Testamento y lo toman como ejemplo, en toda las áreas de desenvolvimiento nacional, para extraer enseñanzas y hacer aplicaciones espirituales para ayudar, aconsejar y prevenir a la Iglesia por medio de aquello que “era figura de las cosas que habrían de venir”.Junto con la lectura de los Evangelios y las epístolas, a medida que iban siendo escritas, se hacía una exposición de una porción de la Palabra para la instrucción de los creyentes.

Toda esta actividad educativa era promovida por el mismo Espíritu de Dios para hacer de la Iglesia un cuerpo sano, un edificio bien construido, un templo donde el Espíritu de Dios more, una esposa bien ataviada, para cuando su Esposo venga por ella.

Conclusión.

Todo lo que digamos y hagamos para hacer de la enseñanza la piedra angular sobre la cual la Iglesia se edifique, es poco. Es poco mientras veamos la indiferencia de los creyentes hacia el estudio de las verdades eternas que Dios se dignó a revelarlas y la Biblia y la Biblia para nuestra orientación. Es poco mientras que veamos una Iglesia dormida en los laureles del emocionalismo pasajero, mientras veamos la tempestad “dando con ímpetu en el fundamento”, mientras veamos irse al suelo “edificios completos”.

Mientras se oiga la voz profética diciendo: “Mi pueblo pereció por falta de conocimiento” ; mientras veamos a pastores y laicos entretenidos, más por el formalismo y legalismo rancio, que por la verdadera sustancia del Evangelio; mientras que las congregaciones sean devoradas por el lobo, y las ovejas se vayan detrás “del extraño y del que no es el pastor"; mientras que haya una Iglesia sin visión misionera; mientras que haya líderes que no entiendan su posición dentro del Cuerpo; mientras que haya gentes “que ya se la saben todas”; mientras que haya un creyente que no sepa “dar razón de la esperanza que hay en él"; mientras que estas y otras cosas más ocurran dentro de la Iglesia de Jesucristo, será poco el énfasis que se le imprima al estudio de la Palabra.

Hay que detenerse en la carrera. Considerar las sendas antiguas y difíciles por donde transitó la Iglesia en tiempos pasados. Hay que considerar el por qué ha permanecido a través de la historia, con el propósito de que seamos capaces de concluir la obra a la altura de aquellos que la comenzaron.

Luis E. Llanes. Ministerio Luz y Verdad. Puerto Madryn, Chubut. Rep.Argentina.

3 comentarios:

  1. Marco Muñoz Vilches8 de enero de 2012, 17:15

    Hola.

    Soy profesor de historia recientemente convertido al cristianismo y me intereza mucho la didactica.
    Busco materiales que me permitan entregar a los alumnos los contenidos de mi asignatura en una perspectiva cristiana.

    Atte
    Marco Muñoz V
    amarcomunoz@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Reconozco eѕ la uniса vez que he leіdo este
    blog y tеngo que deciг que me esta gustando у seguramentе entraгe maѕ
    а mеnudo por aqui.
    ;)

    Si quіеres lеer mas noticias ;
    Pepa

    ResponderEliminar

Se ha producido un error en este gadget.